COMUNIDAD EDUCATIVA PARTICIPÓ EN SIMULACROS SOBRE SISMO

El Ministerio de Educación (MinEduc), desde inicios del 2016, trabaja en un Plan Integral de Seguridad para enfrentar los distintos riesgos que amenazan a los planteles educativos y que pueden afectar a los estudiantes.

El objetivo de este Plan es que la comunidad educativa esté preparada ante ciertos tipos de amenazas que tiene el Ecuador como son: sismos, erupción volcánica, tsunami, inundaciones, entre otros. Es por ello que se realizan simulacros de manera sistemática los últimos viernes de cada mes en todo el sistema educativo.

Cerca de dos mil cuatrocientas instituciones educativas fiscales de la Zona 4, que corresponde a las provincias de Manabí y Santo Domingo de los Tsáchilas, participaron del simulacro, actividad que se realizó de manera simultánea en todo el país.

En la sede de la Unidad Educativa Bahía, de la ciudad de Manta, intervinieron alrededor de 700 estudiantes, los que se suman a los más quince mil que existen en toda la Zona 4.

“Fue muy importante el aporte de los estudiantes y docentes del plantel, cada vez vamos mejorando en el desarrollo de los simulacros, todo ello gracias al permanente respaldo del Ministerio de Educación y de entidades como el Cuerpo de Bomberos y Policía que nos brindan capacitación oportuna y precisa”, resaltó Claudia Cuzme Santander, rectora de la Unidad Educativa Bahía.

El coordinador de la Zona 4, Carlos Chávez, destacó que este tipo de actividad será una constante en todas las unidades educativas, ya que debemos estar preparados ante cualquier evento natural.

Así también se tendrán dos simulacros completos en el año lectivo, estos serán el último viernes de cada quimestre, en este simulacro ya deberá participar toda la familia, es decir, se simulará la agrupación familiar en caso de producirse cualquier evento, de esta manera, se desea que todos los miembros de la comunidad educativa estén preparados frente a una eventualidad.

Con estos simulacros se busca que tanto estudiantes como docentes estén preparados para un evento adverso, ya que permanentemente se ha informado y hay actividades incluso curriculares en las que se alerta sobre las amenazas.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *