En esta década ganamos, tenemos un mejor país

Durante el Informe a la Nación, el Presidente de la República, Rafael Correa cuestionó a la oposición que asegura que el país pudo estar mejor preparado para el terremoto del 16 de abril.

Según ellos, la solución era un fondo de emergencia, como el denominado de Estabilización, Inversión Social y Productiva y Reducción del Endeudamiento Público (Feirep). No obstante, el Mandatario recalcó que ese fondo era mal utilizado, pues el 70% se destinaba a la recompra de la deuda y a la cancelación de deuda con el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS)  y el 20% para estabilizar los ingresos petroleros hasta alcanzar el 2,5% del Producto Interno Bruto (PIB), además de los gastos ocasionados por catástrofes y para atender emergencias  legalmente declaradas.

El Presidente recordó que el país cuenta con líneas de créditos de 600 millones para atender estas situaciones, además que los rubros que se destinaban para el Feirep ni siquiera ingresaban al Presupuesto General del Estado, tanto así que del valor obtenido por 100 barriles de petróleo, solo dos se destinaban para salud y educación.

Por esta razón, precisó que estos montos se usaron para la construcción de importantes obras como las hidroeléctricas, hospitales, vías, puentes como Los Caras, que sirvieron para la evacuación y traslado de víctimas y heridos, producto del terremoto.

El Mandatario precisó que el mejor ahorro es la inversión, pues solo de este modo se cuenta con las herramientas necesarias para atender a la población.

En este punto detalló que en el sector de justicia se ahorró en 2015, 138 millones de dólares por traslado, grabación de audiencias fallidas y procedimiento abreviado. En el sector hídrico por control de inundaciones se ahorraron 247 millones de dólares; en hidrocarburos, con la rehabilitación de la Refinería de Esmeraldas y aprovechamiento del gas se ahorraron 371 millones; en compras públicas 334 millones por procesos eficientes, electrónicos y competitivos, y compra de medicamentos.

En el sector eléctrico se ahorraron 1.200 millones de dólares por reducción de combustible y reducción de pérdidas. En el sector productivo se ahorró 1.300 millones por la construcción de nuevas carreteras, menos combustible, accidentalidad, entre otros.  Esto suma un ahorro de 3.600 millones de dólares.

Este ahorro, precisó el Mandatario, no está en cuentas fiscales, sino que en las manos de los ecuatorianos.

También informó que en estos nueve años, el Gobierno recibió 169.281 millones de dólares, los cuales corresponden a ingresos petroleros, no petroleros, ganancias de capital y financiamiento neto. Esta cifra fue destinada en un 50% para los servicios públicos básicos (84.527 millones de dólares); 12% para otros (20.000 millones de dólares); 12% para gobiernos locales (19.936 millones de dólares); 6% intereses y sector público financiero (10.133 millones de dólares); 5% en transferencias IESS, ISSFA, ISSPOL (8.533 millones de dólares); 4% para hidroeléctricas, energía renovable (7.178 millones de dólares); 2% transferencias a empresas públicas (4.132 millones de dólares); 2% vivienda, saneamiento e infraestructura social (3.824 millones de dólares); 1% a la inversión agrícola (2.028 millones de dólares).

El Mandatario señaló que en esta década se ganó un nuevo país, uno muy distinto al que había en 2006, gracias a las políticas públicas implementadas en este Gobierno, el cual no benefició a un grupo reducido de personas, sino a los ecuatorianos. Una muestra de ello es que 1’900.000 ecuatorianos salieron de la pobreza. /VM El Ciudadano


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *