Habitantes de Jaramijó, orgullosos de tener la primera Unidad Educativa del Milenio

Esta mañana fue inaugurada la Unidad Educativa del Milenio (UEM) Guadalupe Larriva, en el cantón Jaramijó, la primera completa que tiene el país pues tiene desde Educación Inicial hasta Bachillerato.
Nathaly Pincay es alumna del 2do de bachillerato y dice sentirse contenta, pues pasa de estar en un sitio estrecho a uno amplio y cómodo; “estamos seguros y tenemos más oportunidades pues hay más profesores y mejores espacios”.
Su opinión es compartida por Génesis Espinal, quien viene de la unidad educativa ‘Juan Isaac Mendoza’, afectada por el terremoto del 16 de abril. “Estoy feliz de estar aquí porque es un lujo, tenemos canchas y laboratorios que nunca habíamos tenido”, señaló.
Entre sus primeras actividades, los estudiantes de esta UEM, sembrarán 660 árboles en memoria de las víctimas del terremoto. La entrega simbólica del primer árbol al Presidente Rafael Correa, se realizó durante el acto de inauguración.
Ronny Chóez, estudiante encargado de entregar el primer árbol, dijo sentirse orgulloso de formar parte de una institución que garantiza equidad y justicia social para Jaramijó. “Mi cantón necesitaba educación de calidad y hoy vemos cómo se hace realidad la revolución educativa. Estamos listos para tener educación de avanzada pues no habrá desastres naturales que nos quiten las ganas de resurgir”.
Con la inauguración de esta unidad educativa se inicia formalmente el año lectivo en la provincia de Manabí y en el sur de Esmeraldas, sitios afectados por el terremoto.
En este sentido, el ministro de Educación, Augusto Espinosa, explicó que Manabí está lista para empezar las actividades escolares pues se activaron planes de emergencia. “Se están construyendo 25 unidades educativas móviles, estamos trasladando a estudiantes a jornadas vespertinas donde solo había una jornada y utilizando infraestructuras alternativas”, aseveró. Espinosa instó a la comunidad educativa de Jaramijó a que haga de este año lectivo uno especial, de aprendizaje profundo y de lucha constante.
Un compromiso adquirido por docentes como Liliana Zambrano, quien dice sentirse realizada porque con “insumos como laboratorios ahora sí podrá completarse la educación de estos jóvenes”. /MV El Ciudadano

 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *