ADULTA MAYOR EN SITUACIÓN DE VULNERABILIDAD RECIBIÓ AYUDA DEL MIES

Una brigada del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), visitó a Elsa Sosa, adulta mayor de 87 años de edad quien, junto a su nieta, una persona con discapacidad intelectual, habitan en una vivienda precaria ubicada en un lugar de difícil acceso en la parroquia San Plácido del cantón Portoviejo. Su situación de vulnerabilidad llamó la atención de vecinos del sector.

Inmediatamente conocida esta novedad, la coordinación zonal 4 del MIES, llegó a la vivienda para entregar cuatro kits de alimentos, prendas de vestir y fundamentalmente, conocer de primera mano las necesidades de esta familia y la atención emergente que requiere. 

Elsa Sosa, al igual que su nieta, reciben mensualmente 100 dólares cada una por concepto de pensiones no contributivas para personas adultas mayores y con discapacidad, que entrega el Gobierno Nacional, a través del MIES. 

Israel Briones, coordinador zonal, constató el trabajo del personal técnico de la institución y se comprometió a realizar un seguimiento para promover la vinculación familiar, pues Elsa tiene seis hijos. Adicionalmente, se realizará la gestión con el Ministerio de Salud para que se realice un control permanente del estado de salud de las dos personas.

“He dispuesto que el equipo social se contacte con los hijos de la adulta mayor y se haga cumplir su corresponsabilidad, pues no se puede permitir que continúe el abandono por parte de su familia. Como entidad de protección social, estamos llamados a garantizar su atención y cuidado”, expresó.

La autoridad, mencionó que el pasado 15 de junio, en el marco de la recordación del “Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez”, el MIES realizó jornadas de sensibilización para llamar la atención sobre esta problemática social que es más frecuente de lo que se reconoce. 

La Organización Mundial de la Salud, estima que entre el 4  y 6 por ciento de las persona adultas  mayores de todo el mundo, han sufrido alguna forma de abandono, abuso o maltrato; ya sea físico, financiero o emocional. 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *