MALESTAR OCASIONADO A ADULTOS MAYORES EN QUITO, OCASIONÓ LA SALIDA DEL EXMINISTRO DE SALUD

El ministro de Gobierno, Gabriel Martínez, dio a conocer hoy, que la renuncia de Mauro Falconí al Ministerio de Salud, se dio luego de una descoordinación generada por una disposición realizada en horas de la madrugada de ayer, lo que retrasó el proceso de inoculación en Quito y afectó a cientos de adultos mayores, que esperaron entre cinco y seis horas para recibir la dosis de la vacuna contra el Covid_19, dentro del Plan Vacunarse, que lleva adelante el Gobierno Nacional.

En entrevista, con Radio Sucesos, esta mañana, el ministro Martínez refirió que, tal como el presidente Lenín Moreno lo ha indicado,  existía una planificación que ha sido elaborada por una Mesa Técnica que la integran varias entidades del Estado, para vacunar a los adultos mayores con la dosis de Pfizer, como incluso lo recomendó Mauro Falconí cuando dirigía la Agencia Nacional de Regulación y Control (ARCSA).

“Pero la madrugada del martes hubo un cambio a última hora, sobre el cual incluso existe un Quipux que circula en redes sociales. A las 2h30 se cambia el plan inicial, lo que provoca el desorden lamentable, bochornoso y vergonzoso, por el cual los adultos mayores tuvieron que esperar cinco o seis horas para poder ser vacunados. Obviamente son situaciones que no se pueden tolerar y demandan cambios”, manifestó el Ministro de Gobierno.

Informó que esa es la realidad de la situación adversa que se observó ayer y que los medios de comunicación difundieron. Además, mencionó que hay documentos de respaldo. “La misma Gerencia de CNT ha informado que había una planificación, que se estaba priorizando la vacunación de los adultos mayores con la dosis de Pfizer, por las especificaciones técnico-científicas de la Astrazeneca, la que está siendo utilizada para otros grupos que están en la fase 1, como son policías, militares, personas que realizan la recolección de basura”, explicó el Secretario de Estado, y aseveró: Hubo una situación de descoordinación que provocó una molestia ciudadana legítima, un atraso, una situación lamentable, y eso tiene consecuencias en este momento: La renuncia del Ministro.

Además, indicó que conoce que quien dispuso el cambio fue Mauro Falconí. Por eso, más allá de la planificación que disponía que se utilice la dosis de Pfizer para las personas de la tercera edad, el problema que hubo ayer en Quito es que en todos los sitios no había vacunas, pese a que estaba dispuesto el personal médico, las puertas de los recintos abiertas y la ciudadanía presente. Pero no estaban las dosis requeridas.

Respecto al motivo del cambio de último momento, Gabriel Martínez refirió que el exministro Falconí había informado que tenía una preocupación: Necesitaba tener stock para segundas dosis, lo que suena lógico, pero pierde sustento cuando están llegando de manera recurrente lotes de vacunas Pfizer al Ecuador. “Entonces si estamos recibiendo, no necesitamos guardar. Si la dosis 1 es Pfizer, la 2 deber ser del mismo laboratorio. Eso no significa que si aplicamos 50 mil dosis, vamos a guardar otras 50 mil por 20 o más días, porque están llegando de manera semanal, programadamente esas vacunas, para no poner en peligro la aplicación de la segunda dosis”, indicó.

El ministro Martínez además refirió que el nuevo ministro de Salud, Camilo Salinas, quien se incorpora hoy, a esa Cartera de Estado, tendrá que tomar decisiones y probablemente hará cambios profundos para trabajar con equipos que tengan la sensibilidad. “Cambiar de un día a otro la planificación es algo muy grave. En este momento necesitamos una persona que esté 100% en capacidad de atender este importante proceso”, señaló.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *